¿Por qué ver ‘Sólo un sueño’?

0
Revolutionary-road

La vida es mucho más que trabajar, reproducirse y consumir: hay otras posibilidades.

Sólo un sueño es una película protagonizada por Kate Winslet y Leonardo DiCaprio, que tiene lugar en 1955 y narra la historia de Frank y April Wheeler, un matrimonio que vive en un suburbio de Connecticut.

April es ama de casa, sueña con ser actriz, y anhela mudarse a París. Frank tiene un aburrido empleo como vendedor en una gran empresa y se ha cuestionado si su vida pudo ser diferente.

Ella le propone a su esposo dejar su país para probar suerte en Europa: mientras ella trabaja como actriz, él podrá tener tiempo para encontrar su vocación. Frank accede, pero no está muy seguro.

Los dos se aman, pero tienen que decidir entre cumplir las expectativas que la sociedad impone, o emprender un camino de incertidumbre que realmente responda a sus deseos.

¿Por qué verla?
1. Porque nos muestra que al institucionalizar el amor por el matrimonio se pierde la libertad.

2. Porque podemos ver cómo la maquinaria del sistema está diseñada para atrapar a los individuos libres y convertirlos en empleados y amas de casa, incapaces de tomar decisiones que les permitan ser felices.

3. Porque la puesta en escena de Sam Mendes es tan precisa que logra introducirnos en la vida de los personajes y convencernos que es realmente perfecta (aunque al final, la vendedora de la casa nos haga dudar si en realidad era así).

4. Porque constatamos que al asumir el American Way of Life, el deseo de las personas pierde importancia y se impone una sola forma de ser, en la que lo único que importa es trabajar, reproducirse y consumir.

5. Porque la correcta dirección artística, no sólo recrea perfectamente la época en que se desarrolla la historia (1955), sino que genera un estado de ánimo acorde a las emociones que viven los personajes.

6. Porque la única forma que tenían los personajes de recorrer el Revolutionary road (del título original de la película) era romper con el patrón que les imponía la sociedad y arriesgarse a vivir en la incertidumbre, conocer otra cultura e incluso cambiar los roles tradicionales en la pareja (ella trabajar y él quedarse en casa).

7. Porque podemos considerar que las decisiones que acaban tomando los personajes no son las únicas posibles. Complacer a los demás, ya sean los jefes, los padres o cualquier otro miembro de nuestra comunidad, no nos lleva a la realización como personas.

8. Porque la actuación de Kate Winslet es genial: sus gestos y su mirada logran transmitir intensas emociones que nos hacen sentir tanto su entusiasmo ante un nuevo proyecto de vida, como su frustración ante la imposibilidad de concretarlo.

9. Porque Sam Mendes vuelve a demostrar que es un director que sabe cómo mostrar las grandes contradicciones de la vida en los suburbios de Estados Unidos, como ya lo había hecho en Belleza Americana (American Beauty, 1999).

Ficha:
Revolutionary road (2008) Director: Sam Mendes.

Sigue a Hazael Castilla en @HazaelCC
 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *