¿Por qué ver ‘Ojos bien cerrados’?

0
Ojos-bien-cerrados

El misterio, el sexo y los celos enmarcan la última película de Kubrick.

Ojos bien cerrados narra la historia de un doctor de Nueva York, protagonizado por Tom Cruise, quien está casado con una curadora de arte, interpretada por Nicole Kidman. El protagonista inicia un viaje de conocimiento personal para descubrir si su esposa le ha sido infiel.

¿Por qué verla?

1. Porque es una película que muestra la dificultad que tenemos los hombres para aceptar la infidelidad de la pareja… aunque sea solamente imaginaria.

2. Porque la primera imagen que vemos es a Nicole Kidman desvistiéndose.

3. Porque la jornada que emprende el protagonista por la ciudad es en realidad un viaje de conocimiento personal, en el que se enfrenta a sus miedos, sus limitaciones y, principalmente, a sus fantasmas.

4. Porque como todas las películas de Kubrick tiene una extraordinaria fotografía. La mayoría de las escenas tienen una iluminación baja porque se usaron las fuentes de iluminación que aparecen en escena (lámparas de mesa, candiles, etc.). Como dato curioso, el tipo de película que seleccionaron Kubrick y Larry Smith, director de fotografía para filmarla, ya estaba descontinuado por Kodak, pero como una atención al director, ofrecieron proveerle todo el material que necesitara para el proyecto.

5. Porque fue la última película dirigida por Stanley Kubrick (entregó la versión final cuatro días antes de morir) y según IMDb él la consideró su mejor obra. (El rodaje duró 400 días y la postproducción casi un año).

6. Porque la música, como en todas las películas de Kubrick, es un elemento fundamental para crear atmósferas y añadir significado  a las imágenes. Desde la sencilla música de piano de Dominic Harlan, hasta una pieza de Oscar Peterson, pasando por Chris Isaak y una versión instrumental de Strangers In The Night.

7. Porque la puesta en escena de la secuencia de la orgía es magistral. Planos largos con acciones simultáneas, una atmósfera misteriosa, máscaras, cuerpos desnudos, la música de Jocelyn Pook y un personaje desconcertado que no sabe lo que hace ahí.

8. Porque, si no conoces la obra de Kubrick, es una buena forma de introducirse a su filmografía. Y si ya conoces alguna de sus películas –Naranja Mecánica (1971), Cara de Guerra (1987) , El resplandor (1980), 2001 Odisea del espacio (1968)-  te darás cuenta que sus temas son muy variados, pero su constante es el rigor formal.

9. Porque el diálogo final es contundente. Ningún hombre puede negarse a tal propuesta hecha por su pareja.

Ficha:
Eyes Wide Shut (1999) Director: Stanley Kubrick.

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *